Bilbao es todo un referente en arte y cultura, y está lleno de exposiciones que podemos disfrutar durante todo el año. Por eso, hemos querido compartir lo mejor de cada rincón de la Villa.




El Museo Guggenheim nos trae el arte contemporáneo a Bilbao desde que el arquitecto Frank Ghery lo diseñara en 1997. Un edificio de formas curvilíneas, retorcidas, recubiertas de piedra caliza, cortinas de cristal y planchas de titanio.  Su arquitectura nos recuerda a los barcos que hace años estuvieron atracados en ese mismo lugar, para que nunca olvidemos el pasado portuario de la zona.

Este Museo acoge exposiciones temporales de artistas de primera categoría. Aunque es importante recordar que cuenta también con una colección permamente:  «Puppy» o La Araña en el exterior y otras muchas interesantísimas en el interior. Os dejamos una lista de todas ellas.



zero-guggenheim-bilbao

ZERO. UNA EXPERIENCIA INMERSIVA

Situada en el Vestíbulo, a través de una proyección inmersiva, introduce al visitante a una experiencia más plena del Museo. Una selección de imágenes históricas ayuda al visitante a contextualizar y comprender el entorno, dejando patente la profunda conexión entre el Museo y la identidad estética del País Vasco. ZERO da la bienvenida a todos los públicos con un acercamiento sensorial a la historia del Museo y de su entorno, y con una aproximación al edificio de Frank O. Gehry y a la Colección Permanente del Museo Guggenheim Bilbao.

Permite al espectador percibir la evolución de las formas escultóricas del artista, desde la relativa sencillez de una elipse doble hasta la complejidad de una espiral. Las dos últimas piezas de este desarrollo están creadas a partir de secciones de toros y esferas que generan diferentes efectos en el movimiento y la percepción del espectador. Estas se transforman de forma inesperada a medida que el visitante las recorre y las rodea, creando una vertiginosa e inolvidable sensación de espacio en movimiento. La totalidad de la sala es parte del campo escultural: el artista organiza las obras con determinación para mover al espectador a través de ellas y del espacio que las rodea.

La-materia-del-tiempo-guggenheim

RICHARD SERRA – LA MATERIA DEL TIEMPO

OBRAS MAESTRAS-guggenheim

OBRAS MAESTRAS DE LA COLECCIÓN DEL MUSEO

Brinda al público la oportunidad de contemplar una selección de estas piezas, en la que destacan, por ejemplo, la icónica imagen de Marilyn Monroe repetida una y otra vez por Andy Warhol, frente a la expresividad que domina el gran lienzo serigrafiado de Robert Rauschenberg Barcaza, o los Nueve discursos sobre Cómodo de Cy Twombly. El artista alemán Anselm Kiefer o el estadounidense Jean-Michel Basquiat, también están presentes en esta muestra con trabajos destacados, mientras que las esculturas de los maestros vascos Eduardo Chillida y Jorge Oteiza se muestran enmarcadas en su contexto internacional.

Creada como obra permanente de ubicación específica para el edificio del Museo. Instalación para Bilbao de Holzer está compuesta por nueve paneles verticales de diodos luminosos de doble cara, cada uno de más de doce metros de alto, que dividen en dos una de las altas e irregulares galerías del edificio de Gehry. Las columnas, que van del suelo al techo, forman una barrera imponente aunque permeable, cuya geometría rígida contrasta con las curvas orgánicas de la arquitectura que la rodea. Los aforismos, transmitidos en euskera, español e inglés, son una variación de Arno, un texto escrito originariamente para un proyecto cuyo fin era recaudar fondos para la investigación del SIDA.

holzer-guggenheim

JENNY HOLZER – INSTALACIÓN PARA BILBAO

tulipanes-koons-guggenheim

LOS TULIPANES – JEFF KOONS

Un ramo de flores concebidas a modo de globos de colores de proporciones gigantescas (más de 2 metros de alto y 5 metros de ancho), pertenece a la ambiciosa serie Celebración iniciada por Koons en 1994. Inspiradas en los objetos genéricos y populares asociados a las fiestas de cumpleaños, vacaciones y otros acontecimientos festivos (desde un gorro de fiesta y un trozo de tarta a corazones y huevos de Pascua), las pinturas y esculturas de la serie Celebración reflejan la constante relación de Koons con los elementos propios de la infancia. Las superficies de acero inoxidable brillante e inmaculado de los Tulipanes recuerdan a obras anteriores del artista como Conejo (Rabbit, 1986), donde también se transformó un objeto hinchable corriente en algo duro, reluciente y simbólico.

Con Puppy, Koons aúna pasado y presente, pues emplea un sofisticado modelo de ordenador para crear una obra que hace referencia a un jardín clásico europeo del siglo XVIII. El West Highland terrier gigante completamente cubierto de plantas en flor emplea la iconografía más edulcorada en un monumento al sentimentalismo. Su imponente tamaño, firmemente contenido y, al mismo tiempo, aparentemente descontrolado, y la yuxtaposición de referencias elitistas y de la cultura popular se pueden interpretar como una analogía de la cultura contemporánea. Koons ha diseñado esta escultura pública con la irrevocable finalidad de atraer, suscitar optimismo e infundir «confianza y seguridad». Puppy, majestuoso y robusto al tiempo que hace guardia a las puertas del Museo, llena a los espectadores de admiración y de alegría.

puppy-guggenheim

PUPPY (1992) – JEFF KOONS

MAMÁ (1999) – LOUISE BOURGEOIS

De casi 9 metros de altura, es una de las esculturas más ambiciosas de Bourgeois y pertenece a una serie inspirada en la araña. Las arañas que Bourgeois presenta como un homenaje a su madre, que era tejedora, ponen de manifiesto la duplicidad de la naturaleza de la maternidad: la madre es protectora y depredadora al mismo tiempo. La araña utiliza la seda tanto para fabricar el capullo como para cazar a su presa, así que la maternidad encarna fortaleza y fragilidad. Estas ambigüedades se ven intensamente reflejadas en esta Mamá gigantesca, que se sostiene ominosamente sobre unas patas que semejan arcos góticos y que funcionan al mismo tiempo como jaula y como guarida protectora de una bolsa llena de huevos que se encuentran peligrosamente adheridos a su abdomen.






Situado en el centro de la ciudad, destaca por la gran diversidad de manisfestaciones artísticas que contiene: desde el siglo XIII hasta nuestros días. Con más de 100 de historia su colección ha conseguido pasar a ser considera como una de las más importantes y variadas de toda España con más de 10.000 objetosdistribuidos en cinco grandes secciones: Arte antiguo, Arte moderno y contemporáneo, Arte vasco, Obra sobre papel y Artes aplicadas.

museo bellas artes bilbao fachada

Las obras permanentes que podemos encontrar en el Museo de Bellas Artes de Bilbao reúnen aproximadamente 1500 pinturas, 400 esculturas, más de 6500 obras sobre papel y un millar de piezas de artes aplicadas. Conserva ejemplos de las principales escuelas europeas desde el siglo XIII hasta hoy y otras colecciones increíbles como la del Palacio de Arte Oriental, la Colección de Cerámica de Manises o la Colección Taramona-Basabe.

La pintura de la escuela española, tiene un lugar especial con obras relevantes de El Greco, Morales, Ribera, Murillo, Zurbarán, Paret y Goya, entre otros. Y también la pintura flamenca y holandesa. Se ha sumado un importante ejemplo de Lucas Cranach el Viejo: Lucrecia (1534). Además de la más importante colección de artistas vascos.

También podemos disfrutar de exposiciones temporales a consultar aquí

Visitas guiadas por Bilbao

Publicidad

Visitas guiadas por Bilbao

Bilbao gusta. Su gente, su gastronomía, sus edificios… en definitiva, su vida. ¡Siéntelo!

Mas info




El Museo del Mar, nos descubre el universo marítimo que se extiende, desde la Ría de Bilbao hasta el Golfo de Bizkaia. La ría con su margen izquierda y derecha fueron  testigos del nacimiento de Bilbao, primero como puerto y después como Villa. Su navegabilidad impulsó el comercio y la apertura al mundo a través del mar, permitiendo un progreso y un desarrollo sin precedentes en Bizkaia. el museo es una forma de conocer cómo las gentes han vivido durante siglos por y para el mar.

Museo_Marítimo_Ría_de_Bilbao

El Museo Marítmo de Bilbao alberga una multitud de exposiciones permanentes (que te presentamos a continuación) y también varias exposiciones temporales, ligadas a nuestras historia y a nuestro entorno, no hay mejor manera de conocer Bilbao.

grua-karola-museo

GRÚA CAROLA

La Grúa Carola era utilizada en la construcción de embarcaciones para los astilleros Euskalduna. En su momento fue la de mayor potencia de las fabricadas en España, y la primera en atender los trabajos de prefabricación y montaje de bloques en grada que se instaló en Bilbao.  La Carola, que estuvo en activo hasta el cierre de Euskalduna, es la única grúa que permanece en Bilbao cuya función fue la construcción naval.

Carola era una mujer que vivía en Deusto, y que todos los días cruzaba la ría camino al trabajo. Su belleza era tal, que paralizaba a su paso la labor de los obreros…

Bizkaia ha sido históricamente un centro de construcción naval de gran importancia. Prácticamente todos los municipios costeros contaban con uno o varios astilleros y numerosos carpinteros de ribera que construían y reparaban todo tipo de embarcaciones en madera. La construcción naval en el siglo XX se caracteriza por la hegemonía del acero. Sin embargo en toda la costa vasca fue un gran momento para la construcción en madera, tanto por el número de barcos que se construyeron como por el desarrollo de un tipo de pesquero adaptado a las necesidades de los pescadores, el pesquero vasco.

ERAIN. POLO DE CONOCIMIENTO DE CARPINTERÍA EN BIZKAIA 

grabado-primera-imagen-bilbao

RÍA DE BILBAO. PUERTO MARÍTIMO

En este espacio se presenta la Ría de Bilbao, cauce navegable natural, bajo influencia de las mareas, que ha tenido que ir acondicionándose y adaptándose a las necesidades que históricamente la actividad económica, comercial y marítima ha ido demandando. Las obras de encauzamiento, rectificación y dragado para facilitar la navegación fueron modificando el curso original de la Ría. Tras siglos de actividad portuaria en la Ría, la nueva coyuntura económica surgida a finales del siglo XIX, con nuevas necesidades y demandas, provocaron el natural y progresivo desplazamiento del puerto desde la zona alta de la Ría hacia la desembocadura en el Abra, constituyendo el Puerto de Bilbao.

En este espacio se presentan los orígenes del salvamento marítimo en la Ría y Puerto de Bilbao y el nacimiento de la Estación de Salvamento de Arriluze, así como los primeros sistemas de salvamento con los que se dotó la estación: el sistema andarivel, para rescates desde tierra. El Puerto y Ría de Bilbao han sido, desde tiempos remotos, escenario de numerosos naufragios. La dureza de los temporales en invierno, las imprevisibles galernas y la temida barra de arena han contribuido históricamente a una elevada cifra de siniestros. Ante tantas vidas perdidas, la sociedad comenzó a reaccionar y a pensar en instalar una estación de salvamento marítimo.

salvamento_itsasmuseum

SALVAMENTO MARÍTIMO

Falua-bilbao

FALÚA DEL CONSULADO DE BILBAO

En 1511, mediante Provisión Real de Doña Juana, se crea el Consulado, Casa de Contratación, Juzgado de los hombres de mar, tierra, y Universidad de Bilbao. Fue la Institución encargada de regular el comercio en el Puerto y Ría de Bilbao, de proyectar y ejecutar las infraestructuras viarias y portuarias, de programar los estudios de navegación y de formar a capitanes y pilotos.

Este espacio presenta el florecimiento y auge de la actividad comercial en la Ría de Bilbao y en concreto en Bilbao, que durante los siglos XV y XVI alcanzó el dominio comercial marítimo del Señorío de Bizkaia. El puerto de Bilbao se convirtió en salida de los productos de Castilla hacia el Norte de Europa, en especial de la lana, así como de llegada de productos provenientes del Norte de Europa, para su posterior redistribución por Castilla. Fue también el principal puerto exportador del hierro vizcaíno, presente en los mercados europeos y en América, gozando de gran prestigio.

puerto_comercial_itsasmuseum

PUERTO COMERCIAL

PUERTO INDUSTRIAL

Este espacio presenta la Ría como espacio industrial moderno, gracias a las potencialidades que brindaba la Ría y la explotación de las cercanas zonas mineras en el último tercio del siglo XIX. Acondicionado el puerto de Bilbao para el acceso y la carga de grandes buques, y construida la infraestructura necesaria para el transporte del mineral, comenzaron las exportaciones masivas del mineral hacia Europa. Las navieras vascas en general, y bilbaínas en particular se situaron a la cabeza de la marina mercante española.