Rutas de pintxos por Bilbao

2018-12-12T10:43:17+00:00 31 diciembre, 2018|

DE PINTXOS POR INDAUTXU

En la zona de Indautxu, donde podemos incluir las calles que están junto a la plaza más las famosas Licenciado Poza “pozas” y García Rivero, encontramos una gran cantidad de barras muy apetecibles para organizar una jornada de pintxos o cenar de tapas.

En Pozas se puede comenzar por la barra del El Mugi, variada y bien presentada. Otra barra muy sugerente es la del Gaztandegui en García Rivero, en ella destaca una gran variedad de pintxos de queso y el de salmón ahumado con piperrada. Y es que, este local que se ha convertido con los años en una obligada ruta de paso para quienes gustan de disfrutar de unos buenos pintxos en la zona de Indautxu. Es en una parada obligatoria especialmente para aquellos que adoran el queso en sus distintas formas y presentaciones. Sus clientes destacan del local su constante buen ambiente, su espíritu acogedor y algunos pintxos imprescindibles como el crepe de queso y hongos y el milhojas de queso. Entre las variantes más destacadas que ofrecen de este producto podemos encontrar algunos como el manchego, picón, cabrales o gorgonzola que hacen las delicias de los más apasionados de este elemento fundamental de la gastronomía.

En la plaza Campuzano está el Estoril con sus martinis preparados, sus bocadillitos de tortilla y los fritos de croqueta y gamba. La barra se está renovando continuamente.

En la calle Alameda de Urquijo se ubica el Gredos con su tortilla de calabacín, el Urdazpi que es especialista en jamón y el Alameda, inventor de las famosas “Felipadas”. El Urdazpi es además un local que destaca por su buen servicio y por ofrecer un menú que se adapta muy bien a las cenas en pareja o con más de un acompañamiento. Se trata de un menú variado en el que además de degustar las exquisitas carnes el comensal podrá disfrutar con sus exquisitos espárragos o de entrantes variados así como una barra de pintxos a la altura de las expectativas. Además el local ofrece tres zonas para que sus clientes puedan adaptarse a lo que están buscando en ese momento. Ya sea una comida relajada o una simple parada en su barra, ambas son opciones muy válidas para un restaurante que sigue defendiendo su propuesta clásica a base de calidad y un buen espíritu a la hora de hacer las cosas. El menú Guggenheim es el más solicitado por los clientes en un local en el que su carta variada es una de las bazas imprescindibles.

Ya en la calle Alameda San Mamés, encontramos el Munegorri que tiene la barra más extensa de la zona. La renueva con frecuencia y el rey de sus pintxos es el triángulo picante. Otra tapa que merece la pena es la de sardina ahumada.

DE PINTXOS POR EL ENSANCHE

En la zona del ensanche,  comenzando por la calle Diputación, hay que destacar La Viña, el bar más transitado de todo Bilbao, y el Globo con una gran barra donde despuntan el pintxo de foie a la plancha y el de txangurro. En la calle Ledesma está el Aizari con sus txanpis y en Jardínes de Albia, el histórico Café Iruña que destaca por su pinxo de Ibérico con queso y los pintxos morunos. Y es que, el Café Iruña (tras la triste desaparición del Café La Granja en la mismísima Plaza Circular de Abando), se ha convertido con los años en el local clásico y de parada obligatoria para quienes quieren recorrer la zona cercana a jardines de Albia y disfrutar de una merecida caña con el sabor de sus ricos pintxos morunos y su barra de especialidades que incluye desde los clásicos (y no por ello peores) pintxos de tortilla, hasta una variedad más amplia de productos de elaboración propia que hacen del lugar un rincón con denominación de origen y un estilo muy propio. Además el Café Iruña cuenta con un emplazamiento excelente en un lugar muy céntrico de la ciudad y un trato exquisito sólo a la altura de los grandes locales de Bilbao.

Café Iruña en Bilbao

En la zona del Ensanche también hay que resaltar otras dos buenas barras: La Ramona y El Guetaria y, sin alejarnos mucho, en Ercilla1, está La Roca con sus tostas de salmón y sus pintxos de chatka y langostino. Tampoco debemos olvidarnos del Monty, en la Calle Ajuriaguerra, con una gran diversidad de tapas. El Monty se ha ganado con el esfuerzo del día a día en un local que sin duda puede tenerse en cuenta como uno de esos placeres ocultos de la villa. Siempre expuesto al público que gusta de callejear y probar locales diferentes alejados quizás de las zonas de paso más habituales de la ciudad, el Monty no desmerece por estar algo más apartado que otros emplazamientos de la ciudad. Para ser justos de hecho habría que decir que su trato amable, su exquisita atención al cliente y su siempre cambiante, diferente y atrevida aunque clásica barra de pintxos es una de las más económicas e interesantes de cuantas podemos encontrar en la capital vizcaína. Sin desmerecer a otros locales de gran tradición en la ciudad el Monty es una parada muy pocas veces frecuentada por turistas y que se ha convertido en el placer de los bilbaínos de la zona.

DE PINTXOS POR EL CASCO VIEJO DE BILBAO

En el Casco Viejo podemos empezar la ruta por la calle Fueros degustando en el Bar-Restaurante que lleva su nombre una tapa de ensaladilla o empanadilla de sardinas picantonas, en la Plaza Nueva está el Taberna Plaza Nueva con su pintxo de Zamburiñas, el Negresco con la gilda ganadora del último campeonato y el Gure Toki donde acertarás de pleno con cualquiera de sus pintxos. En la plaza Unamuno del Casco Viejo están los txanpis del Bacaicoa y, próximo, al comienzo de Iturribide, el Portu Berri Barria, especialista en rabas  y gildas. Varias txapelas lo confirman. De hecho hay quien dice de este encantador punto del Casco Viejo que con los años ha logrado tener entre su oferta las mejores gildas de toda la ciudad. Un producto que no hace sombra sin embargo a su gran calidad sirviendo cócteles y a otros productos también muy interesantes como el txakoli o el vermút que siempre son las bebidas más solicitadas de cada fin de semana.

Es en el mismo Casco Viejo en donde encontramos otra parada obligatoria para quien tenga la buena idea de pasar una mañana de fin de semana recorriendo las calles y locales del Casco Viejo. Con una oferta siempre sublime y unas croquetas que se encuentran entre las más aplaudidas de la villa (a un precio razonable todo hay que decirlo), el Txiriboga es ya toda una leyenda en la ciudad. Con una oferta de pintxos en barra mucho más escueta que en otros bares de la zona o colindantes, el emplazamiento no necesita de mucho más cuando sus croquetas (sin desmerecer sus rabas que también son muy solicitadas cada fin de semana) se encuentran entre las más sabrosas del circuito de pintxos con un tamaño y sabor que deja poso en la memoria del visitante.

Si vamos hasta la calle Santamaría encontramos el Irrintzi, El Gatz, El Con B de Bilbao donde las tapas no son lo que parecen y el Saltzagorri  con sus pintxos arreglados al momento con un excelente aceite de oliva y sal.

Otras excelentes barras de la zona que nos pueden servir para completar la ruta de pintxos o tapeo, sin desmerecer los mencionados, son la Taberna Basaras, El Xukela, el Berton o el tradicional Sabigain. En el Casco Viejo es sencillo acertar. No es difícil comprender además que cuando una zona se convierte en un lugar prácticamente de peregrinaje, la calidad de los locales se ha de mantener fiel a la de la fama que llevan tras de sí. Es por ello que locales como el Sabigain siempre se muestran especialmente preocupados por el servicio, la calidad y la variedad de unos pintxos y raciones que no sólo llenen el estómago sino que generen tras de sí un recuerdo que fidelice sus clientes durante años. Es el caso de este clásico local bilbaíno que prácticamente todos los que gustan de potear en la villa conocen y que destaca por encima de todo por su carácter y por una barra que siempre sorprende con alguna novedad a la altura de las expectativas.

Algo en lo que no se queda atrás el Xukela. El bar por excelencia según los bilbaínos para hacer un alto y compartir una sabrosa ración es sin duda una de las paradas más agradables y mejor ambientadas de toda la zona. No hay que romperse mucho la cabeza para encontrarlo pero tal vez sí que hay que hacerlo a la hora de decidir cuál de los platos, raciones o pintxos son las que queremos probar en ese momento concreto. Su amplia barra y su carta diferente e interesante es una de las que más debates motiva a la hora de saber hasta qué punto amamos la gastronomía. Los clientes que han visitado este local destacan de él platos tan variados como el surtido de ahumados o los hongos con yema de huevo deliciosos. El mar también tiene un protagonismo mayúsculo en un local donde siempre son muy solicitadas las vieiras con salsa de chipirón, el carpaccio de pulpo, o las carrilleras en su propuesta de carnes.

pintxos-comida-ruta-bilbao-casco-viejo

Deja tu comentario